Adicciones sin sustancia

Por Inés Cambra.

Generalmente, cuando pensamos en adicciones enseguida nos viene a la cabeza el tabaco, el alcohol y otras muchas drogas ilegales que suponen un serio problema en nuestra sociedad. Sin embargo, existe otro tipo de adicciones quizá menos conocidas pero no menos importantes. Son las denominadas adicciones comportamentales. Por ello, recurrimos a Ana Veldepérez, psicóloga del equipo de Adicciones Comportamentales del Hospital de Sant Pau en Barcelona, para que nos descubra más cosas sobre este tipo de conductas patológicas.

¿Cuando hablamos de adicciones comportamentales, concretamente, ¿a qué tipo de adicciones nos estamos refiriendo?

Con este término englobamos aquellas conductas adictivas que no van asociadas al consumo de ninguna sustancia. En la unidad de adicciones del Hospital de Sant Pau en el que trabajo junto a un psiquiatra que se encarga de los casos en los que consideramos que se necesita medicación de apoyo, tratamos principalmente casos de juego patológico, es decir, todo tipo de juegos que impliquen apuestas con dinero. Un 95% de los casos que nos llegan son problemas relacionados con este tipo de juego, lo que comúnmente conocemos por ludopatía, pero también llevamos casos de adicción a las compras, a internet, chats y redes sociales, juegos de rol online, adicción al sexo, al tarot…

Adicciòn-a-la-Internet

¿Existe un perfil determinado en este tipo de adicciones?

Depende mucho del tipo de adicción comportamental al que nos estemos refiriendo. Por ejemplo, en adicciones al sexo no es muy habitual que el enfermo acuda a la consulta en busca de apoyo psicológico, cuesta mucho todavía dar ese paso, lo que dificulta el desarrollo de estudios que nos permitan obtener la información necesaria para determinar perfiles concretos.
En el caso del juego patológico, es diferente. Éste es el campo dentro las adicciones comportamentales en el que más estudios existen. Aquí, el juego más habitual son las máquinas tragaperras y los pacientes que acuden a la consulta adultos medios de 30-40 años con prevalencia de hombres frente a mujeres. 2 de cada 3 pacientes son hombres.

La aparición de internet y las nuevas tecnologías ha cambiado mucho nuestros hábitos de vida, ¿habéis notado de forma paralela alguna tendencia de cambio en el perfil de pacientes que solicitan ayuda por adicciones comportamentales?

Las mayores diferencias que estamos notando son entre el juego con apuesta presencial y el juego online. Cada vez recibimos más pacientes con adicción al juego online que corresponden, además, a perfiles mucho más jóvenes y con un nivel de estudios más elevados.
Lo que también estamos percibiendo, y que consideramos que tiene mucho riesgo, es que el juego con apuesta online es algo muy extendido y aceptado socialmente en comparación con el juego presencial que suele tener una connotación más negativa, como ir al bingo tú solo o ir al bar a las máquinas tragaperras o ir a apostar a la ruleta.

adiccion

¿Es posible que, por ejemplo, jugadores profesionales de póker online que juegan durante 8 horas al día no desarrollen nunca adicción?

Sin duda, además no pretendemos patologizar todo. Respecto a casos de Jugadores profesionales hemos tenido personas que se han dedicado profesionalmente a eso y que en un momento de su vida, debido a un evento vital negativo han desarrollado adicción. Pero por supuesto existen muchos profesionales con una gran capacidad de planificación y autocontrol. Porque al final, una persona que tiene una adicción tiene un descontrol en este caso con el dinero y no puede parar en el momento que había planificado.

Imagino, además, que en todo esto la publicidad juega un papel importante. Hace unos años se prohibió la publicidad de bebidas alcohólicas y tabaco en los medios de comunicación pero sin embargo, los anuncios de juegos con apuesta y apuestas deportivas son cada vez más frecuentes…
Desde que se aprobó y legalizó el juego con apuesta online en el año 2011 hemos notado un incremento muy notable en el número de adictos al juego patológico. La publicidad es un factor muy importante en todo esto porque favorece la aceptación social del juego con apuesta. Además, el principal problema es que este tipo de anuncios utiliza a personajes famosos, como por ejemplo el deportista Rafa Nadal, que para los adolescentes son modelos de comportamiento. De hecho, muchos de estos anuncios van dedicados expresamente a adolescentes que suelen ser más vulnerables al tener más problemas de regulación emocional y pueden hacer del juego una vía de escape o una forma de ganar dinero fácil.
Para intentar ponerle freno a esta situación trabajamos junto al Consell Audiovisual de Catalunya para precisamente diseñar un protocolo solicitando la regulación de este tipo de anuncios, sobre todo los dirigidos a menores o aquellos en horario infantil.


¿Crees que educando a la sociedad, reforzando el pensamiento crítico, se podrían evitar casos dentro de las adicciones comportamentales?

Yo creo que sí. Hay una serie de factores que hacen a las personas vulnerables que serían factores biológicos, psicológicos y sociales. Dentro del aspecto social, aparte de haber aprendido el hábito desde la infancia, hay dos cosas muy importantes que son la accesibilidad, el tenerlo muy fácil, y el tema de la publicidad, el que haya una gran difusión del tipo de juego. Es muy importante la educación de forma crítica frente a este tipo de anuncios pero también es muy necesario que haya más restricción por parte del Gobierno.
Educando racional y emocionalmente también podríamos evitar casos como por ejemplo de adicción a la videncia. Este trastorno va muy asociado a una baja autoestima, personas con baja capacidad de resolver por ellos mismos los problemas, que necesitan a alguien externo que les ayude a atajarlos. Suelen ser personas que están más solas y son principalmente mujeres aunque son muy poquitos casos los que llegan de este tipo.

Igual que en casos de cáncer o de otras muchas enfermedades se ha descubierto un componente hereditario, ¿se sabe si existe también una predisposición genética a desarrollar este tipo de adicciones o es todo debido a la influencia ambiental?

De nuevo el mayor número de estudios en este campo es con el juego patológico. Respecto a los factores biológicos que influyen en la vulnerabilidad hay algunos estudios que sugieren la relación del gen trd2 con la predisposición a adicciones al juego que sería un factor hereditario. Curiosamente este gen también está asociado con el alcoholismo. Es muy común que la adicción al juego patológico se desarrolle en personas con padres o abuelos con adicción bien al juego o al alcohol, aunque como en todas las adicciones la parte ambiental puede ser decisiva para el desarrollo de la conducta adictiva.

¿Qué diferencias existen entre los adictos comportamentales y los adictos a sustancias?

La diferencia más evidente es que los pacientes con conductas adictivas comportamentales suelen tener una mayor motivación hacia el tratamiento por lo que suelen tener un mejor cumplimiento terapéutico y por tanto, mejores resultados, siendo que dentro de las adicciones son muy habituales las recaídas.

¿Y en cuanto al tratamiento?

El objetivo del tratamiento en comportamentales excepto para juego patológico no es la abstinencia absoluta sino conseguir un autocontrol como por ejemplo en adicciones a las compras o al sexo. En el juego patológico sí se exige una abstinencia absoluta porque el juego no se considera necesario para la vida diaria y además es más eficiente la recuperación de este modo.

Una última recomendación…

Lo que más recalcaría es el hecho de que al juego online en estos momentos no se le está dando la importancia necesaria y que en un corto-medio plazo vamos a ver consecuencias. Hay que regular la publicidad, la accesibilidad. No somos conscientes del peligro del juego con apuesta online pero hay que tener en cuenta de que al final, un bingo, un bar o un casino tienen un horario, cierran. Sin embargo, internet está 24 horas. Además pagar con tarjetas de crédito no te hace darle tanto valor al dinero que estás apostando.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *