La Comunicación no verbal, en el programa ‘Vivir con Alzheimer’

Os dejamos el programa ‘Vivir con alzhéimer’ donde des de InCiTe hablamos de la conferencia teatralizada ‘Más allá de las palabras’, en la que se explica el orígen evolutivo del lenguage,  las bases biológicas de la comunicación verbal y no verbal y cómo comunicarnos con los enfermos de alzhéimer cuando la capacidad de hablar se ve comprometida.

Aquí tenéis el enlace del programa:

Programa de Mataró-Ràdio en catalán que habla de ‘Más allá de las palabras’

‘Happy flower’

Por Inés Cambra.

Hoy ha sido un día de los que podrían clasificarse como para olvidar.

Cuando, todavía dormida preparaba el desayuno, me he rebanado sin compasión el dedo índice de mi mano izquierda. Por si fuera poco, mi pareja ha decidido que hoy era el día idóneo para comunicarme que lo nuestro había terminado y, como colofón final, cuando he salido a la calle vestida de princesa con unos tacones que quitan el hipo y suben la autoestima, ¡he tropezado bajando un bordillo de escasos cinco centímetros!

Sumida en el dolor físico que me producía un dedo y un tobillo gordos como morcillas, y el dolor psicológico originado por el reciente corazón partido, me ha venido a la cabeza la expresión ser una happy flower.

¡Pues sí! ¡Eso me gustaría ser a mí en estos momentos! ¡Principalmente porque las plantas no tienen sistema nervioso central, ni receptores sensoriales de dolor, ni terminaciones nerviosas especializadas en captar estímulos externos ni internos! A pesar de que tienen sus propios mecanismos de percibir lesiones en su estructura, éstas no les provocan lo que nosotros conocemos como dolor. ¡No sienten dolor! ¡Hoy no concibo mejor concepto de la felicidad!

Estoy decidida, en mi próxima vida quiero reencarnarme en planta. Entiéndase como reencarnación que la gran mayoría de los más de mil millones de átomos increíblemente duraderos (aproximadamente 1035 años de vida) que hoy forman mi cuerpo, se redistribuyan y acaben siendo parte de una nueva planta.

Y si puedo elegir…por qué no, ¡elijo reencarnarme en boj!

“Conversaciones con corazón” en las XIII Jornadas Interdisciplinarias de la FAGAL

Santiago de Compostela, 17 de Octubre 2015.

La Federación de Asociaciones Gallegas de Familiares y enfermos de Alzhéimer (FAGAL), nos invitó el pasado 17 de octubre alas XIII Jornadas Interdisciplinarias en Santiago de Compostela.

Leer más

De fauna casera y redes tróficas

Por Inés Cambra.

Recién aterricé en Barcelona, con mi vida patas arriba metida con apremio en una pequeña maleta azul, llegué a la habitación que había alquilado en un agradable piso del barrio de Gracia.

Allí, sentada en el borde de la cama, me dejé sentir la soledad y… no. ask magic 8 ball Una Blatta orientalis entró airosa por la puerta, husmeando intrigada pero cautelosa, los cambios en la alcoba. ¡La eché sin reparos!, en ese momento no llevaba zapatos y estaba desarmada.

Después de un rato, me acerqué al baño a dejar mis cosas de aseo. No era muy grande pero estaba limpio y ¡tenía ventana! La abrí para ventilar un poco porque uno de mis compañeros se acababa de duchar. Como de la nada, un miembro de la especie Dermestes lardarius cayó a mis pies. Asomé la cabeza y el patio estaba lleno de nidos de Columba livia. ¡Vaya listo este Dermestes! Se debía de haber dado un buen festín de queratina con las plumas y los huesos.

El salón tenía un piano y unos cuadritos muy monos que le daban un toque muy bohemio. Me senté un rato en el sofá asumiendo que esa iba a ser mi casa a partir de ahora y saqué las agujas de tejer. Últimamente no paro, desde que varias amigas se han quedado embarazadas no me extrañaría nada convertirme cualquier día en Tegenaria domestica.

Como desorientado, desde el pasillo, entró planeando torpemente un ser negro, ligeramente brillante y con patas de saltamontes. Cuando lo ví más de cerca y reconocí la Evania appendigaster sonreí. La guerra contra las Blatta orientalis era ya oficial y yo tenía un aliado más en mis filas.

Al parecer en el piso había tres habitaciones pero íbamos a ser más compartiendo espacios.

Estaba cansada, había sido un día largo e intenso y me retiré a mi habitación.

Esa noche no dormí sola.

Los Cimex lectularios escondidos en mi colchón se acercaron a darme la bienvenida.

¡Atención festivaleros científicos!

Por Inés Cambra.

El verano llegó a su fin y con él festivales de todo tipo, música, teatro en la calle, cine…que han llenado nuestras vacaciones de planes diferentes.

Durante estos días,  los telediarios se centran en dar cientos de consejos para sobrellevar la vuelta a la oficina y la “depresión post vacacional” es un término que no deja de sonar en nuestros oídos.

Pues bien, no todo es malo en esta vuelta al trabajo, porque estar de regreso significa que pronto arranca la temporada de eventos de divulgación científica llenos de propuestas interesantes que hará las delicias de los amantes de la ciencia.

La divulgación científica también tiene calendario festivalero y además, ¡low cost!. Un entramado de eventos que hace la ciencia atractiva y accesible a todo el mundo, que nos pondrá al día de lo que se está haciendo en investigación actualmente, nos enseñará formas diferentes de comunicar ciencia y sobre todo, nos hará pasar muy buenos ratos.

Aquí va el calendario de citas ineludibles:

11-12 septiembre, Bilbao. Naukas Bilbao, ciencia, escepticismo y humor. Un programa de dos días repleto de charlas rápidas de 10 minutos de la mano de los mejores divulgadores científicos.

14 – 15 de septiembre, Barcelona. Campus Gutenberg  de la comunicación y la cultura científica. Encuentro de divulgación científica donde se podrá disfrutar y participar en debates, talleres, laboratorios de ideas y networking.

23-24 octubre, Zaragoza. Jornadas de Divulgación Innovadora. Un programa dinámico y diverso donde comunicadores, divulgadores, científicos, profesores y cualquier persona curiosa o interesada buscarán juntos caminos nuevos para comunicar la ciencia.

Marzo, Barcelona.  Action! Festival de Performance, Poesía y Ciencia. Una propuesta diferente y divertida de vivir la ciencia. Innovadoras y excitantes propuestas artísticas y científicas comparten espacio, siendo punto de encuentro entre personas, artistas y profesionales de la ciencia y la salud.

Mayo, Madrid. Ciencia en Redes. Expertos en el mundo de la comunicación de la ciencia en las redes sociales cuentan su experiencia a través de sesiones cortas y rápidas.

Mayo, Pint of Sciencesimultáneamente en muchas ciudades de España.  Investigación puntera en el mejor de los ambientes: ¡el bar! Con este festival internacional de 3 días de duración, la ciencia llega a los bares y de forma simultánea en diferentes países del mundo.

Junio, Sevilla. Ciencia Jot Down. Evento de divulgación en el que durante un par de días podrás escuchar hablar de ciencia y humor. Una oferta que nadie puede rechazar.

atencion festivaleros

La comunicación es importante…¡hasta para las plantas!

Por Inés Cambra.

Las “palabras” se las lleva el viento

Las plantas son seres vivos autótrofos (elaboran su propio alimento a partir de sustancias inorgánicas: luz, agua y nutrientes) obligados a vivir en un entorno fijo durante toda su vida ya que carecen de capacidad locomotora. Por este pequeño detalle que les impide salir corriendo ante cualquier problema o dificultad que pueda surgir en su entorno a lo largo de su vida, las plantas son organismos extremadamente creativos. Como el resto de seres vivos, las plantas se comunican con su entorno y evidentemente con individuos de su misma especie y la comunicación representa uno de estos retos.

Pero…¿las plantas hablan? Y sobre todo, ¿para qué se iban a comunicar? ¿qué se dicen? Pues sí, las plantas “hablan”, no como nosotros, pero sí, tienen su lenguaje.

El mecanismo predominante que utilizan las plantas para la comunicación son los compuestos volátiles, es decir, gases liberados al ambiente capaces de viajar largas distancias y transportar información. La cantidad de volátiles que emiten las plantas no es nada desdeñable, casi un quinto del CO2 fijado vuelve a liberarse en forma de sustancias volátiles cada día.

La gran mayoría de volátiles se distribuyen en 4 grupos principales: terpenos (metabolitos secundarios), catabolitos de ácidos grasos (green leaf volatiles: aldehidos, ésteres y alcoholes), compuestos aromáticos (bencenoides y fenilpropanoides) y derivados de ácidos nucléicos (compuestos con nitrógeno y azufre).

Las plantas son capaces de utilizar una gran diversidad de compuestos químicos que utilizarán para la síntesis de volátiles. New Zealand Esta abundancia es muy importante ya que en un solo “bouquet” las plantas encriptan todo su estado metabólico. Es decir, como el aliento del enfermo o el sudor del nervioso se tratase, los volátiles delatan el estado de las plantas.

Además, esta amplia gama de compuestos volátiles les permite cierta plasticidad en su comunicación en caso de que la ruta de síntesis de alguna sustancia se viera interrumpida. De hecho, en numerosas ocasiones existe más de una ruta de síntesis para un mismo compuesto asegurándose así su obtención ante casi cualquier imprevisto. Por ejemplo, el isopentenil difosfato, la base fundamental para la producción de cualquier terpenoide, se obtiene en plantas a través de dos rutas diferentes.

Funciones de los compuestos volátiles en plantas

compuestos volatiles en plantas

Las plantas producen volátiles con diferentes objetivos: protección frente a factores abióticos (radiación y temperatura) y bióticos (plagas, enfermedades, competidores) y como atrayentes.
Principalmente, los volátiles emitidos por las flores tienen función atrayente y los emitidos por las partes verdes y raíces fundamentalmente de defensa (Pichersky and Gershenzon, 2002).
La comunicación puede darse dentro de la misma planta, entre plantas o entre planta y otros organismos.

Dentro de la misma planta: además de las señales moleculares internas que las plantas transportan por su torrente vascular los volátiles pueden hacer de mediadores entre diferentes partes de la planta que no estén comunicadas a través de este sistema (Heil et al, 2007; Frost et al, 2007).

Entre plantas: los metabolitos liberados por las plantas pueden afectar de manera negativa o positiva al crecimiento de plantas vecinas, es lo que se conoce como alelopatía. De esta manera, las plantas pueden controlar a sus competidores directos por luz y nutrientes del suelo.

Por ejemplo, Artemisa vulgaris, una mala hierba invasiva, ha basado parte de su potencial de proliferación en nuevos hábitats en la utilización de un conjunto de terpenoides (monoterpenoides principalmente) volátiles emitidos por las hojas con efecto compuestos volatiles en plantas2fitotóxico, es decir, con toxicidad para las plantas (Barney et al, 2005). O la Salvia leucophylla que produce unos monoterpenoides volátiles que inhiben la proliferación de las células del meristemo radicular de las plántulas de Brassica campestris (Nishida et al, 2005).

Pero las plantas también se comunican con otras plantas para avisar de ciertos peligros como el ataque de plagas y patógenos. Estos compuestos volátiles son capaces de desencadenar la activación del “sistema immunitario” (entre comillas porque no está basado en anticuerpos) en plantas vecinas que todavía no han sido atacadas (efecto vacuna). Hay infinidad de ejemplos pero citaremos únicamente un par de ellos:

– Las plantas de tabaco (Nicotiana attenuata) mejoran su fitness cuando conviven con plantas de Artemesia tridentata con hojas dañadas por herbivoría (Kessler et al, 2006). La Artemisa dañada libera muchos volátiles biológicamente activos (MeJa: methyljasmonate, algunos terpenoides y green leaf volatiles) que inducen la síntesis de defensas químicas en las plantas de tabaco.

– Los “Green Leaf Volatiles” (GLV), principalmente aldehidos de 6 carbonos, alcoholes y ésteres emitidos en respuesta a daño mecánico o herbivoría por plantas vecinas inducen una rápida producción de ácido jasmónico (JA) y la emisión de sesquiterpenos (compuestos asociados a la defensa en plantas) en plántulas de maíz que no han sido previamente atacadas (Engelberth et al, 2004). De hecho, cuando estas “plantas vacunadas” son atacadas por una plaga herbívora son capaces de producir cantidades de JA y sesquiterpenos muy superiores en comparación con aquellas plántulas que no han recibido Green leaf volatiles. El detectar este tipo de volátiles las hace estar más protegidas.

Comunicación con otros organismos: la combinación de volátiles emitidos por las plantas proporciona información sobre el estado fisiológico de la planta, como por ejemplo, receptividad sexual, madurez de los frutos, daño por insectos, oviposición…

Estos volátiles pueden actuar en el segundo nivel trófico, es decir, teniendo su efecto directamente en herbívoros, o en el tercer nivel trófico, enemigos naturales o depredadores de estos herbívoros.

Algunos ejemplos:

– Cuando los frutos de algunas plantas están maduros emiten señales volátiles que atraen a mamíferos que se alimentan de ellos y así asegurar la dispersión de sus semillas. Este tipo de dispersión tiene una gran ventaja además, y es que el paso de las semillas por el tracto digestivo de dichos mamíferos las libera de gran cantidad de patógenos y de plagas fitófagas debido a las condiciones de pH (Fricke et al, 2013).
– Ante el ataque de determinados herbívoros las plantas de tabaco (Nicotiana tabacum) producen y emiten, especialmente durante la noche, unos compuestos altamente repelentes para las hembras de la polilla Heliothis virescens (De Moraes et al, 2001), de actividad nocturna como la gran mayoría de las polillas, y así evitan que depositen sus huevos en la planta y que las voraces larvas de este lepidóptero que saldrán cuando esos huevos eclosionen acaben con ella.

Pero… ¿qué pasa si se interrumpe esta comunicación?

La comunicación se puede interferir de dos maneras: alterando la síntesis o la liberación de estos compuestos al medio o inhabilitando los receptores de estas sustancias, es decir, haciendo plantas insensibles a estos compuestos.

En generalcompuestos volatiles en plantas3, el resultado es un descenso del fitness de la planta llegando en ocasiones a ser un problema serio para su supervivencia.

Los “bouquets” de volátiles son una combinación de muchos compuestos diferentes. Una respuesta más efectiva y más específica significa una emisión de todos los volátiles al completo. Si por el contrario, vamos retirando compuestos del “bouquet”, la respuesta esperada, bien sea de atracción o de inducción de rutas de defensa, será más vaga, menos intensa, más general a fin de cuentas.

Quitar un compuesto volátil es quitar un recurso en la comunicación. Traducido a nuestro lenguaje es como ir quitando palabras: Eres capaz de seguir comunicando pero perdiendo facultades.

LA CIENCIA EMOCIONA CONTARLA, TAMBIÉN… ¡Nos vamos a Zaragoza!

Por Marta Vives.


ETOPIA
La Fundación Zaragoza Ciudad del Conocimiento, en colaboración con el Ayuntamiento de la ciudad, organizan la tercera edición de las Jornadas de Divulgación Innovadora D+I, que  tendrán lugar el próximo 23 y 24 de Octubre de 2015 en el Centro de Arte y Tecnología Etopia.

 Muy acorde con nuestra filosofía, estas jornadas buscan acercar la ciencia al público y mejorar la eficacia de la divulgación mediante el uso de nuevas herramientas que sorprendan y emocionen.

Para ello compartiremos impresiones, ideas y buena energía con divulgadores de ciencia rompedores, con filosofía propia, para reflexionar y explorar juntos nuevas maneras de divulgar ciencia. En su tercera edición, las  jornadas están muy abiertas a la participación, en busca de inspiración y estímulos para los divulgadores de la ciencia. Entre su programa, encontraremos además de talleres y charlas, numerosas exposiciones in vivo con un trivial de ciencia, monólogos de humor, un viaje interplanetario, mini-cine, rayos y centellas, laberintos tecnológicos y una baraja de la ciencia…. encantados de estar invitados!!

En la sesión ¿Quién paga esto?, tendremos la oportunidad de compartir mesa con Ignasi López (Fundación La Caixa), Roi Villar (Plataforma de crowdfunding iLoveScience) y César López (FECYT) para analizar las circunstancias económicas en las que la divulgación llega a la calle y debatir sobre emprendimiento, mecenazgo, ayudas públicas y crowdfunding. Así, Susana Eva Martínez, bajo en título ‘divulgar por cuenta propia’ contará las dificultades con las que se encuentran las iniciativas particulares y los emprendedores que no están amparados por ninguna universidad o centro de referencia, ‘la pescadilla que se muerde la cola: si no demuestras una sólida trayectoria no eres confiable; si no confían en ti, no te dan recursos; y, sin recursos, se hace imposible generar esa mínima trayectoria para lograr financiación’.

DSC_7584

Y a las 20h, abierto al público tendremos el placer de presentar una vez más ‘Amor en tiempos de crisis’nuestra conferencia teatralizada sobre el deseo, el amor y el apego, en la que se muestran los aspectos biológicos, antropológicos y culturales del deseo y la atracción sexual, el enamoramiento, el amor romántico y los cambios que experimentamos mientras la pareja se estabiliza. Desvelaremos entre humor y risas las bases anatómicas y bioquímicas del amor, las claves psicobiológicas de la elección de la pareja y el por qué el amor nos lleva a estados similares a la adicción.

Os esperamos!

 

Escépticos del cambio climático…¡A primera fila!

Por  Inés Cambra.

climateEl cambio climático se puede definir como una alteración del clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que modifica la composición de la atmósfera mundial. Y es que la actividad antrópica es el desencadenante clave del cambio climático y por tanto, de la aceleración del calentamiento global. Desde hace bastantes años muchos sectores de la sociedad están cada vez más sensibilizados con este grave problema: científicos, ecologistas, algunos políticos…y hasta el Papa (Enlace ‘The Economist’).

Hace tan solo unos días, el 27 de mayo, tuvo lugar en el CaixaForum de Barcelona el acto público “COP 21. Grandes retos y oportunidades desde una perspectiva local y global”, una charla informativa y de sensibilización como preludio de un gran evento a nivel internacional que se celebrará a finales de este año 2015.

El COP 21 (Enlace Cop 21) o la XXI Conferencia de las Partes sobre cambio climático tendrá lugar en París del 30 de noviembre al 11 de diciembre de 2015 ante la necesidad de un nuevo acuerdo internacional en este ámbito. Su objetivo principal es conseguir un nuevo pacto para reducir las emisiones de gases que contribuyen al efecto invernadero para no superar los 20C en el incremento del calentamiento global. Las “Partes” implicadas son 196 países que tras la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro (Enlace Wikipedia Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro) de 1992 formaron, en 1994, la UNFCCC o United Nations Framework Convention on Climate Change (Enlace UN Climate Change NEWSROOM). Concienciados con la necesidad de un consenso global en temas ambientales esta unión de naciones se reúne periódicamente con representantes de los sectores públicos, privados e investigadores.

Para muchos de nosotros son indiscutibles los efectos nocivos que la actividad humana está causando en la Naturaleza. El sentimiento antropocéntrico o de propiedad que tenemos los seres humanos sobre todo lo que nos rodea implica, en muchas ocasiones, una falta total de respeto y conservación del medio ambiente. Así, se ha detectado un aumento del promedio mundial de la temperatura del aire y del océano, la fusión generalizada de nieves y hielos y el aumento del promedio mundial del nivel del mar.

Parece inaudito pensar que a pesar de la creciente acumulación de evidencia empírica sobre los problemas climáticos de nuestro planeta Tierra exista un sector de la población que se niegue a creer que sea cierto. Pues bien, los hay. Estos negacionistas del cambio climático esgrimen que las propuestas para mitigar el cambio climático no son más que un intento de acabar con la economía mundial y basan sus opiniones en estudios en los que la financiación para la realización de la investigación procede de grandes empresas interesadas en informes a su favor (Enlace ‘Sin Permiso’).

Por ello, este cuatrimestre el Instituto de Universidad de Queensland en Australia ha tenido la gran idea de ofrecer cursos gratuitos para demoler todo ese escepticismo ambiental (Enlace ‘The Guardian’).

El curso, dirigido por John Cook (Enlace ‘University of Queensland’)  junto a un equipo internacional, incluye clases sobre el clima en la que se desenmascararán mitos y habrá entrevistas con muchos de los líderes mundiales en el estudio del cambio climático.

¿Y tú? ¿Crees o no crees que el cambio climático esté sucediendo de verdad? Sólo para escépticos…¡la matrícula está abierta!

La historia de la diabetes y el método científico en ‘La diabetes a escena’

Barcelona, 19 de Junio 2015

El XIX Seminario de Primavera FRCF, coordinado por el Dr. Daniel Figuerola, se ha dirigido en esta edición a profesionales de la salud del ámbito de la diabetes interesados en mejorar sus habilidades comunicativas con los pacientes.

Los profesionales de la salud tratan por medios racionales pero también emocionales de movilizar la conducta de los pacientes hacia actitudes más saludables. Con la ayuda de expertos en disciplinas relacionadas con la comunicación en ‘La diabetes a escena’ seminario organizado y coordinado por el Dr. Daniel Figuerola (Fundación Carrasco y Formiguera, FRCF) se centraba en aumentar las habilidades comunicativas verbales y no verbales para conseguir que los mensajes lleguen con claridad.

La dinámica del seminario fue la tradicional de las actividades docentes de la FRCF: una reflexión previa, trabajos en pequeños grupos, escenificaciones y síntesis final. En este contexto, S.E.Martínez presentó la conferencia teatralizada ‘La historia de la diabetes’ como ejemplo del uso del método científico como un mapa eficaz de búsqueda del tesoro versus la divulgación del conocimiento popular y la pseudociencia. Asimismo atendimos y aprendimos de otras interesantes charlas: La comunicación no verbal (Artur Acevedo, psicólogo), La gestualidad: una visión desde la Antropología (Enrique Reynals, catedrático en Medicina),  La atención centrada: como trabajar sus emociones (Gemma Peralta, psicóloga y Daría Roca, enfermera y educadora). Además de entrevistas clínicas teatralizadas: preparación, desarrollo, discusión (Pere Farran y Txell Morera, actores).

Muchas gracias por tan enriquecedora jornada, donde la ciencia y el teatro una vez más se han dado la mano.

Un placer!

 

 

La ciencia detrás de los olores

Por Elena Casacuberta

¿Como se almacena en nuestro cerebro la información que nos devuelve a la infancia cuando olemos un donut, entramos en una casa antigua o nos ponemos una loción solar de las que ya existían años atrás? ¿Por qué nos ponen los pelos de punta el olor a éter, a colegio, o a la colonia de alguien que añoramos?

Estas son algunas reacciones que todos reconocemos y a las que fácilmente podemos asociar experiencias vitales particulares. Pero hay muchas otras que también están gobernadas por nuestro olfato y de las que no somos conscientes. El sistema olfativo nos conecta experiencias de nuestra vida del siglo XXI a nuestros centros cerebrales más primitivos.

El sistema olfativo es uno de los más primitivos y más complejos en los animales. Linda B. Buck y Richard Axel fueron galardonados en 2004 con el Premio Nobel de Medicina por su papel en la disección de tal fascinante sistema.

¿Como es capaz nuestro olfato de distinguir entre más de 10.000 tipos de olores distintos? Las células del epitelio nasal tienen receptores olfativos altamente especializados que reconocen a las moléculas que componen determinados olores. Estos receptores una vez activados, mandan señales a la región cerebral encargada del olfato, el bulbo olfatorio. El bulbo olfatorio esta dividido en distintas áreas llamadas glomeruli, donde llegan de manera organizada las sinapsis de los receptores olfativos activados. Aquellos receptores que captan los mismos olores señalizan a los mismos glomérulos en el bulbo olfatorio. Aunque muchos menos que otros animales, los humanos poseemos alrededor de 900 receptores olfativos distintos, cuyas combinaciones nos permiten captar una gran variedad de matices en los diferentes olores.
Desde el bulbo olfatorio la información se manda a otros centros del cerebro, entre los que destacan áreas del córtex (cerebro relacionado con funciones superiores como por ejemplo la racionalidad), y áreas interiores como el sistema límbico constituido por el hipotálamo, la amígdala y el hipocampo (centros relacionados con respuestas fisiológicas, emociones y memoria). Sin embargo, la experiencia de oler no se compone solamente de esta vía específica, sino que varios circuitos cerebrales se activan en paralelo captando información adicional cuyo resultado conllevará que en la memoria se una un olor específico a un escenario o a una experiencia vital determinada. Así pues, una imagen del mar nos puede llevar a evocar el olor de la playa, o un campo verde el olor a césped acabado de cortar. Podemos recuperar memorias olfativas sin tener al alcance la fuente de las moléculas que la provocan, increíble ¿no? Además, para unos individuos estas memorias pueden recuperar una sensación placentera y para otros no, dependiendo de las experiencias o escenarios en los que se encontraban en el momento de captar el olor.

Pero aún hay más. Debido a que como acabamos de ver nuestro olfato esta ligado fisiológicamente a las emociones y la memoria, éste está también gobernando muchas de nuestras respuestas inconscientes. Los olores presentes en las tiendas, centros comerciales o bancos, por poner unos cuantos ejemplos, no son fortuitas sino que han sido detalladamente estudiadas para inducirnos emociones relacionadas con el bienestar, euforia, seguridad, relajación, etc… Como consecuencia, nuestras actitudes frente a las personas y objetos de estos lugares van a estar influenciadas por un estado vital sutilmente modificado por cascadas de señalización neuronal que viajan desde la nariz hasta nuestro cerebro más interior. En resumen, nuestra nariz no siempre juega a nuestro favor, o al menos no siempre sabemos si está o no influenciando nuestra reacción. Un ejemplo muy llamativo de esta conducta es el que reveló un estudio llevado a cabo en Las Vegas con una máquina tragaperras. Se demostró que la actividad en dicha máquina aumentaba un 45% si la habitación se rociaba con un ambientador determinado. ¡Espeluznante lo manipulables que llegamos a ser! Y es que una vez más se demuestra que, aunque estemos en el siglo XXI, nuestra biología continua ligada a la época de las cavernas. Así pues, sin ser conscientes de las moléculas que se desprenden en nuestros encuentros del día a día, reaccionamos con los ambientadores de las estancias por las que pasamos, nos sentimos atraídos por determinadas personas y repelidos por otras, o nos vemos inclinados a comer determinados alimentos. Un ejemplo más, la sensibilidad de las mujeres para captar feromonas masculinas es 10,000 veces más fuerte durante los días de la ovulación.

A mi este tipo de descubrimientos son los que me hacen vibrar con la ciencia, la envidia sana que siento por unos científicos que han sido capaces de diseccionar de manera molecular como captamos, analizamos, relacionamos y respondemos racional y fisiológicamente a un determinado olor. A modo de homenaje, os hago un breve resumen de la biografía de Linda B. Buck, una de las artífices que han hecho posible que sepamos tantas cosas sobre como funciona el olfato.

Linda B. Buck, nacida en Seattle en 1947, es la mediana de tres hermanas. De niña jugaba a muñecas a las que les cosía los vestidos, iba a la escuela, a clases de música, le gustaba jugar y tenia mucho tiempo libre para aburrirse. Pasaba largos ratos con su abuela materna que le contaba historias mágicas de su infancia en Suecia. De su madre, ama de casa y según Linda de inteligencia aguda, aprendió la belleza de la música y de su padre, un ingeniero eléctrico, a utilizar las herramientas y construir inventos en su taller. Linda destaca de sus padres el apoyo recibido en todo momento y la confianza que le transmitían en que tenía la capacidad para ser aquello que se propusiera. Aprendió de ellos a pensar de manera independiente y a ser crítica con sus propias ideas.

Linda estudió inicialmente psicología ya que quería dedicarse a algo que le permitiera entender el mundo y a la vez ayudar a los demás. Pero su naturaleza inquieta la llevo a viajar durante un tiempo, tomar clases de distintas asignaturas y darse tiempo. Finalmente decidió ser bióloga tras asistir a una clase de inmunología que la fascinó. Haciendo la tesis en Texas con Ellen Vitetta aprendió a cultivar la excelencia y la precisión. Aprendió a pensar en moléculas y mecanismos y fue entonces cuando descubrió que lo que la motivaba era entender a nivel molecular como funciona la vida. De postdoc con Richard Axel, con quien compartió el Premio Nobel, se adentro en las neurociencias y clonó varios genes que se expresaban de manera específica en determinadas neuronas. Linda destaca de esta época el apoyo incondicional de Richard para embarcarse en proyectos arriesgados y la libertad de la que gozó para empezar un proyecto propio aún estando en su laboratorio. Las conversaciones con Erik Kandel, también Premio Nobel y íntimo colaborador de Richard fueron también para ella una gran inspiración. Durante estos años, Linda, puso la base para lo que seria la disección del sistema olfatorio, desde la identificación de los más de 1000 genes que tienen que ver con los receptores olfativos, los circuitos neuronales implicados y el procesamiento de esta información. Linda estableció su propio laboratorio en Boston, en Harvard Medical School, donde estuvo más de 10 años. Finalmente en el 2002, retornó a Seattle, su ciudad natal, para estar cerca de su familia, sus amigos y de su compañero, Roger, que vive en Berckeley.

Leyendo una breve biografía de Linda B. Buck, me doy cuenta una vez más que seguramente es más importante: aburrirse que llenar la vida de actividades, al igual que dar libertad para equivocarse en lugar de dirigir y controlar de cerca, y sobretodo perderse lo suficiente para poderse encontrar y dar con lo que realmente nos motiva. Linda es un claro ejemplo de que la confianza en nuestras capacidades y en las de los que nos rodean es una pieza clave para llegar donde queremos. Acabo con sus propias palabras, que envidio sanamente y espero compartir en un futuro desde mi humilde vida científica:

Looking back over my life, I am struck by the good fortune I have had to be scientist. Very few in this world have the opportunity to do everyday what they love to do, as I have. I have had wonderful mentors, colleagues, and students with whom to explore what fascinates me and have enjoyed both challenges and discoveries. I am grateful for all of these things and look forward to learning what Nature will next reveal to us.”